Dispensarios Marinos de Nicaragua

Nicaragua es el 2do. país más pobre de Latinoamérica, lo que implica un 65% de desnutrición infantil e insuficiente acceso de la población a los servicios de salud y a la adquisición de medicamentos.

El agua de mar es el producto más abundante del planeta después del aire. Por su composición similar a la del plasma sanguíneo facilita la recuperación de la salud en todos los casos. Es gratuita en los mares, aunque en Europa se comercializa con el nombre de plasma de Quinton.
Gracias a los trabajos de investigación y difusión de la Fundaciones Aquamaris (España, www.aquamaris.org ), Seawater (Miami, www.seawater.org ), y PRODIMAR (Proyecto de Dispensarios Marinos, Colombia) sobre el uso terapéutico y nutricional del agua de mar,  hemos comprobado en nuestro país los beneficios del consumo oral del agua de mar en la recuperación de la salud y la desnutrición humana y animal.

El Proyecto  de Dispensarios Marinos en Nicaragua abarca una población de más de 20 mil pacientes registrados en más de 60 dispensarios de Managua y en las principales cabeceras departamentales del país. En las organizaciones de ganaderos orgánicos abarca más de 500 reses en diferentes regiones.

La Clínica Santo Domingo, primer dispensario marino de Nicaragua y Centroamérica, desde donde se coordina y abastece a la mayoría de los  dispensarios marinos del país. Su directora, la Dra. María Teresa Ilari, imparte mensualmente conferencias a nivel nacional para continuar difundiendo el programa y ampliar la red de dispensarios marinos. Ha representado a Nicaragua en los congresos internacionales de agua de mar

La Red de Medicina Natural de CANTERA impulsa este proyecto, como uno de los componentes clave en la lucha contra la desnutrición y la pobreza en Nicaragua. Su coordinadora, la hna. Julie Marciacq, difunde el programa y distribuye el agua de mar a los centros del Ministerio de Salud y a los dispensarios que no pueden autoabastecerse. También difundió el consumo y suministró agua de mar a más de 2 mil campesinos/as afectados por el insecticida Nemagón.


La ingesta diaria de un promedio de 500 ml de agua de mar, pura (hipertónica) o diluida (isotónica), con una composición en iones y oligoelementos equivalente a la del plasma sanguíneo y el medio extracelular, ha permitido rápida mejoría en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas, insuficiencia renal, etc. También se aplica tópicamente en las enfermedades de la piel.

Saber más acerca del agua de mar...

Estos resultados están registrados en los expedientes médicos de la Clínica Sto. Domingo en Managua. Los pacientes logran reducir o descontinuar los medicamentos que anteriormente tomaban, y muchos de ellos son dados de alta totalmente recuperados. El Dr. Alfredo Ruíz, docente de la Universidad Politécnica de Nicaragua, está realizando un seguimiento de 6 meses a pacientes consumidores de agua de mar.
Las autoridades de salud observan el fenómeno y manifiestan interés en capacitar a médicos y enfermeras del sistema público de salud y difundir los resultados de los ensayos clínicos efectuados en la Universidad de Antioquia (Colombia) y la casuística nacional e internacional. Para ello se está organizando en conjunto con la Dirección de Atención Médica del Ministerio de Salud (Dr. Carlos Jarquín, Director) y con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, sedes de Managua (Dr. Freddy Meynard, decano) y León ( Dr. Rodolfo Peña, decano), el segundo curso de terapia con agua de mar en el año 2009.

Se teme la posible contaminación marítima, pero los microorganismos patógenos de procedencia accidental terrestre se inactivan en el mar por diferentes mecanismos que versan en el libro del Dr. Ángel Gracia  y del Dr. Héctor Bustos: "El poder curativo del agua de mar. Nutrición orgánica". El examen microbiológico del agua realizado en el Ministerio de Salud ha reportado resultados satisfactorios.
El abastecimiento centralizado en la Clínica Santo Domingo, de más de 6,000 litros de agua de mar que se consumen mensualmente en Managua, se hace algunas veces difícil,  por los costos del combustible de los desplazamientos al mar, o por las condiciones climáticas con destrucción de los caminos de acceso a los balnearios más cercanos. Desde hace 3 años contamos con la importante ayuda del Ministerio de Transporte y de la Alcaldía de Managua, que trasladan mensualmente el agua de mar en camiones cisterna a la clínica Santo Domingo desde donde es distribuida gratuitamente a quien la solicita.

Lecciones Aprendidas y Difusión Internacional
Al masificarse el consumo en la población se pretende fomentar la organización y la solidaridad en cada territorio y localidad para resolver el acopio de agua de mar en lugares alejados de las costas.
El uso de agua de mar como consumo humano para mejorar la dieta y nutrición, así como su uso terapéutico en personas y animales, puede ser utilizado en cualquier país que tenga acceso al agua de mar.
Las lecciones aprendidas en estos 6 años de funcionamiento de los dispensarios marinos en Nicaragua han significado un importante cambio de paradigma en los profesionales implicados y su expansión, aunque pequeña, es muy significativa tomando en cuenta que su base es el voluntariado.
Centroamérica está rodeada de los océanos Pacífico y Atlántico, por tanto el acceso al mar no es tan complejo como en los países suramericanos. Si Nicaragua logra expandir el uso del agua de mar en el país, seguramente se alcanzarán el resto de países del área. Por ser esta tecnología de fácil utilización, la única y principal barrera es la desinformación que existe alrededor del agua de mar, la que no se ve como beneficiosa.

Continentes como el Africano y el Asiático, son lugares donde posiblemente pudiera implementarse con mayores facilidades, ya que su población cree más en la medicina alternativa y está menos influenciada por la medicina occidental, como es el caso nuestro.
Universidades, clínicas, ganaderos, ONG, Comedores Infantiles y Municipalidades, especialmente la construcción del mareducto en el Caribe que ya su Consejo Municipal aprobó, son ejemplos del estímulo que han recibido estos diferentes actores para llevar a cabo este proyecto de agua de mar.

La recopilación y diseminación de la experiencia en Nicaragua facilitará que otros la utilicen y que pueda salir de las fronteras.
En el campo médico se ha contribuido de manera económicamente favorable, por la rápida recuperación de la salud, por el menor consumo de medicamentos y por la pronta integración laboral de los enfermos. 500 ml de agua de mar consumidos durante el día, ya sea pura, diluida o mezclada con los alimentos, es la receta universal para todos los individuos, tanto para su curación como para la prevención, incluyendo desnutrición.
Se utiliza también en pacientes con hipertensión arterial, cardiopatías, cirrosis hepática e insuficiencia renal, quienes tienen contraindicada la sal, pero en este caso el agua de mar, tiene el cloruro y el sodio disueltos y por tanto su acción es benéfica al ser diurética. De hecho, se han observado respuestas de aparente curación en algunos casos ¨deshauciados¨ en los hospitales, que se han podido reintegrar a labores productivas después de haber sido retirados con invalidez permanente.
Resultados equivalentes se dan en el campo de la ganadería, constituyendo una promesa y una esperanza para los productores pecuarios, por el ahorro considerable debido al alto poder nutritivo y terapéutico del agua de mar.
Estas experiencias pueden ser de gran interés para otros países en vías de desarrollo o víctimas de desastres naturales. De hecho, Aquamaris, Seawater y PRODIMAR, son organizaciones que están recabando la casuística internacional para poder acceder a los países donde cada año mueren 6 millones de niños de hambre.
Estamos de acuerdo con el Dr. Angel Gracia, que la implementación masiva del uso del agua de mar puede ayudar a resolver, además de los problemas de salud humana y animal, la carencia de agua para regadío de las zonas áridas del litoral.

La construcción de mareductos en regiones cercanas, y no tan cercanas al mar, puede facilitar la ejecución de proyectos afines en las regiones costeras del planeta.
Por ser un tema novedoso, y basado en el voluntariado, su expansión va poco a poco y los beneficiarios/as son las principales fuentes de diseminación de la práctica de consumo de agua de mar.
Se requieren estudios serios que evidencien lo que en la práctica los promotores y los beneficiados por los efectos del agua de mar ya sabemos, para que los gobiernos y autoridades competentes puedan hace posible a gran escala este cambio de paradigma.
Nuestro empeño y nuestro trabajo en esta Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, cuna de poetas y soñadores, es una forma de agradecimiento a todas las personas que nos han traído la información científica y los mensajes para la vida, de los mares donde surgió la vida.
Y nuestro agradecimiento también para aquellos que a lo interno del país han hecho realidad esta alternativa de progreso, que beneficia a la gente más necesitada.

Links, documentos y presentaciones

Fundación Aquamaris: www.aquamaris.org
Director científico de la Fundación Aquamaris: Dr. Wilmer Soler: wsoler@quimbaya.udea.edu.co
Fundación Seawater: www.seawatwer.org
Presidente de la Fundación Seawater y coautor del libro “El poder curativo del Agua de Mar”: Dr. Angel Gracia: agraciar@aol.com
Presidente de PRODIMAR (Proyecto de Dispensarios Marinos, a nivel internacional): Laureano Domínguez: laureado2002@yahoo.com
En Nicaragua:
Hna Julie Marciacq: Responsable de la Red de Medicina Natural de CANTERA: jjmarciacq@hotmail.com
Dra. María Teresa Ilari, directora médica de la Clínica Santo Domingo: teresa_ilari@yahoo.com

Sopa marina, el antioxidente orgánico, biodisponible y alcalino por excelencia.
Propiedades del agua de mar
Triptico curso

Regreso